Tratamiento con terapia neural de disfunción eréctil y esterilidad:

(información obtenida de " Apuntes del Máster de Terapia Neural y Odontologia neurofocal". Autor: David Vinyes).

Inyección en el plexo pélvico

La inervación vegetativa de la pelvis menor y de sus órganos se da desde el Simpático por fibras que corren con la aorta y vienen del plexo hipogástrico superior, que a su vez recibe inervación de ganglios simpáticos lumbares y de los ganglios sacros. Los núcleos simpáticos se localizan en la parte inferior de la médula torácica y llegan al segmento L2. El componente Parasimpático lo proveen los nervios esplácnico pélvicos, cuyos núcleos en el sacro se encuentran entre S2 y S4 y corren con las ramas ventrales espinales.

A esta configuración de nervios se le conoce como Plexo Hipogástrico Inferior o Plexo Pélvico, el cual inerva a los órganos de la pelvis y a los genitales externos a través de las comunicaciones y de los ramos que forman los plexos útero-vaginal, prostático y rectal.

También es importante recordar el efecto de la estimulación neuralterapéutica sobre el plexo simpático perivasal aferente y eferente de la extensa irrigación sanguínea de la pelvis y de sus órganos.

Hace referencia a las fibras del sistema nervioso vegetativo que dan ramos a útero, ovarios, trompas uterinas, vagina y a la vejiga urinaria. El plexo útero-vaginal es muy rico en ganglios. El plexo vesical tiene numerosas fibras parasimpáticas.


Indicaciones

Debido a estas conexiones, existe una amplia lista de indicaciones:

Trastornos de la menopausia, trastornos de la menstruación, meno-metrorragias, cefalea relacionada con el ciclo menstrual, flujo vaginal inespecífico, esterilidad, dolor en la pelvis menor o en el sacro, alteraciones funcionales de la vejiga, infecciones urinarias y/o ginecológicas (agudas, crónicas o recidivantes), dispareunia, sequedad vaginal, incontinencia urinaria, etc.

Las alteraciones en la menstruación, las infecciones urinarias y genitales, los embarazos y los abortos, los abusos sexuales, los conflictos con la pareja y/o con l@s hij@s, la promiscuidad, etc., hacen que el plexo ginecológico sea un foco interferente frecuente. Es importante pensar en él aunque no haya una clara sintomatología física en la zona, según lo que nos cuente la paciente durante su historia de vida.

Siempre es importante descartar procesos degenerativos o infecciosos graves, en los que, una vez realizado el diagnóstico, la Terapia Neural puede acompañar también en el tratamiento.

Contraindicaciones: alergia a los anestésicos locales, diátesis hemorrágica, medicación anticoagu- lante, obstáculos anatómicos como quiste renal grande, riñón en herradura, aneurisma en la cavidad abdominal superior, estado tras nefrectomía del otro lado.

Inyección en el plexo prostático

Indicaciones:

Prostatitis aguda o crónica, hipertrofia prostática, molestias de la micción, incontinencia urinaria, disfunción eréctil, disminución de lívido, orquitis, epididimitis, alteraciones posteriores a la cirugía de próstata, testículos o vejiga. Por su relación con el plexo rectal, también podemos pensar en esta inyección cuando hay hemorroides, espasmos anales, inflamaciones del recto y fisuras anales (recordemos en este caso la frecuente relación con los polos amigdalares).

Como búsqueda de campo interferente cuando en la historia de vida aparecen indicios de sospecha. También es una opción cuando hay conflicto con la pareja y/o l@s hij@s y en casos de promiscuidad.

Siempre es importante descartar procesos degenerativos o infecciosos graves, en los que, una vez realizado el diagnóstico, la Terapia Neural puede acompañar también en el tratamiento.


Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted